COPER

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Comando de Personal -   Actualidad -   Noticias -   Recordando a nuestros héroes, en memoria de Augusto Idarraga Escobar

Fin barra de navegación de las migas


Recordando a nuestros héroes, en memoria de Augusto Idarraga Escobar

Crónica por: TC. Oscar Alexander Amado Pinzón, Comandante Batallón de Infantería No 23 Vencedores

12 de diciembre de 2017

La historia a través de los años, nos ha dejado una sabia enseñanza del papel que ha cumplido nuestro Glorioso Ejército Nacional, en la defensa y preservación de nuestras instituciones, participando tanto internamente como en otros escenarios internacionales, donde el prestigio, arrojo, profesionalismo, valor y compromiso de nuestros soldados, ha sido de primordial importancia para el cumplimiento de la misión, expresada en la defensa de la soberanía, la independencia, la integridad del territorio nacional y del orden constitucional.
Recordando a nuestros héroes, en memoria de Augusto Idarraga Escobar Héroe, Augusto Idarraga Escobar.
Ampliar Imagen [+]
Como bien sabemos, los antecedentes del Ejército Nacional, se remontan según la historia, a las décadas de 1770 y 1780 con el Ejército comunero, surgido en el territorio del actual departamento de Santander y años más tarde, luego de los acontecimientos del 20 de Julio de 1810, la Junta Suprema, recién creada, anuncia la conformación de un Batallón de Voluntarios de Guardias Nacionales, al mando del Capitán Antonio Baraya.

Consolida esta iniciativa y tiene como resultado, la creación de un Ejército entrenado, capacitado y disciplinado en la Campaña Libertadora, al mando de Bolívar, que culmina con la Batalla de Boyacá, el 7 de Agosto de 1819, con la cual se consolida la independencia, el nacimiento de la Nueva Granada y de nuestro Ejército Nacional.

De ahí para acá, el País se vio inmerso en innumerables conflictos internos y externos, desencadenados por la ambición del poder, contradicciones políticas y agregadurías, que trajeron consigo confrontaciones absurdas, lo que estanco la proyección del Ejército que se vio inmerso en el mismo, lo que exigió una rápida intervención sobre sus componentes, para lograr hacia el futuro su tecnificación y profesionalismo.

Esto se cumple en un todo, con las diferentes reformas que se dieron durante varias décadas, logrando proyectar ante los nacionales, como a nivel internacional, la imagen de un Ejército organizado, capacitado, disciplinado, leal y respetuoso con su Patria, la Ley y sus instituciones. Es así, como unos años después de que el mundo se estremeciera con los acontecimientos de la segunda guerra mundial a principios y a mediados de la década del 40, Colombia participa con su Ejército, representado por el emblemático Batallón Colombia en una confrontación internacional que dio de mucho que hablar y en donde tuvieron la oportunidad de alistarse muchos jóvenes de aquella época, ávidos de aventura y conocer el exterior, seguramente.

Entre esos jóvenes estaba, Augusto Idarraga Escobar, para quien y en su memoria dedico este artículo, como homenaje a un Héroe de grata recordación, Héroe que falleció el 13 de octubre del presente año. Llegan a mi mente los instantes del viernes 6 de octubre del año en curso, cuando en una ceremonia militar realizada en el Batallón Vencedores, veía desfilar frente a las tropas a un veterano soldado, que con su paso lento y mirada noble, propias de un abuelo querido, nos mostraba con orgullo, como el tiempo había transcurrido en su ser, pero que aún con garbo, marchaba como un soldado, luciendo en su pecho, las medallas y distintivos que le acreditaban como ex combatiente de la Guerra de Corea.

Mi emoción, la de los soldados y asistentes a la ceremonia, de inmediato, se expresó con un nutrido aplauso de bienvenida y no era para menos. Estábamos presenciando la llegada de un Héroe, que con la ayuda de un Señor Oficial, se bajaba de un vehículo militar de la época, para decirnos: Aquí estoy en esta ceremonia de entrega de armas al tercer contingente del 2017, con un mensaje de paz, de experiencia, de esperanza y moral para nuestros soldados. Cuando hizo su entrada a la guardia del Batallón, todos salimos presurosos a recibirle y oír de sus labios innumerables anécdotas salpicadas de orgullo y conocimiento. Nos dijo, que su esposa Alba Lucia, su compañera inseparable de todos los días, sus hijos, nietos, yernos y amigos habían disfrutado durante muchos años, de sus remembranzas y recuerdos de ese conflicto, donde no sabe porque, se "regalo" cuando cumplió los 18 años de edad, para engrosar las filas del emblemático y glorioso Batallón Colombia, presente en el mismo.

Nos dijo que había llegado de Apia, su tierra natal, a Pereira, en busca de un futuro económico mejor, cuando se encontró con esa oportunidad de engancharse y no lo dudo en emprender esa aventura de irse a combatir bajo las banderas de las Naciones Unidas. La historia nos ha dicho, que Colombia fue el único país de América latina, que atendió el llamado de la ONU, para apoyar a Corea del Sur, luego de la invasión por parte de Corea del Norte en Junio de 1950. En este orden nuestra Patria se unía a esa causa ajena en agosto de 1951, aportando como capital: tres fragatas y un Batallón de Infantería, que a lo largo de los 3 años de participación en el conflicto, tuvo igual número de relevos, con 4750 efectivos, entre oficiales, suboficiales y soldados.

Cuando el 27 de 1953, se firmó el armisticio, que puso fin a las hostilidades, las bajas colombianas sumaban 196, entre muertos y desaparecidos y más de 400 heridos. Lo paradójico de esto, es que la mayoría de nuestros soldados que se embarcaron, entre ellos el héroe ex combatiente Augusto Idarraga, no sabían para donde iban y menos si regresarían con vida.

Se ha dicho en los escritos y recuerdos de ese conflicto ajeno, que fue tan contundente el arrojo, capacidad, entrega y valor de nuestros soldados, que a hecho historia una frase atribuida a un militar Estadounidense, el Mayor General Blackshear Bryan, Comandante de la 24 División de Infantería, a las que estaban adscritas las tropas Colombianas, quien dijo algún día emocionado: "he combatido en tres guerras. Pensé que nada me faltaba por ver en el campo del heroísmo y la intrepidez humana. !Pero me faltaba ver combatir al soldado Colombiano y al Batallón Colombia! " Y estaba Augusto Idarraga Escobar, nuestro héroe. Como no recordarle.
COMPARTIR

coper@ejercito.mil.co
coper@ejercito.mil.co

Numero de visitas: 922.056